Otros locos maravillosos

14 de mayo de 2008

ANA MARÍA MATUTE



ANA MARIA MATUTE (Homenaje de los cazadores mes de mayo)



Nació en Barcelona en el año 1926. Pasó una juventud marcada por la Guerra Civil española que se reflejó en su primera obra literaria, centrada en los "los niños asombrados" quienes veían y tenían que entender la situación horrorosa y sinsentido que los rodeaba.
Se ha destacado por la relevancia que da en sus obras a la imaginación, la fantasía y la magia. En sus novelas, no obstante, trata con preferencia los temas de la incomunicación y la evasión.
Ana María Matute empezó a narrar a temprana edad. Escribió "Pequeño teatro" con sólo 17 años, una novela que fue conocida cuando ganó el premio Planeta (1954). Pero ella se dio a conocer en el ámbito literario español con su novela "Los Abel" (1948), la cual se inspiró en la historia bíblica de los hijos de Adán y Eva.
Sus novelas tienen un importante compromiso social, aunque es cierto que no se proclaman de forma explícita a ninguna ideología política. La escritora logró desarrollar un estilo personal donde la imaginación se mezcló con un mundo lírico y sensorial. De esta manera, su obra resulta ser una rara combinación de denuncia social y de mensaje poético, que se ambienta por lo general en el universo de la infancia y la adolescencia de la España de la posguerra.
En 1955 escribió la novela "En esta tierra". Le siguió la trilogía "Los mercaderes", integrada por "Primera memoria" (1959), "Los soldados lloran de noche" (1964) y "La trampa" (1969), que tuvo un gran éxito.
Esta gran escritora también produjo narración corta, y logró reunir sus relatos en volúmenes como "El tiempo" (1956), "Historias de la Artáila" (1961), "Algunos muchachos" (1968) y "La virgen de Antioquía y otros relatos" (1990). Además se destacan sus dos libros autobiográficos "A la mitad del camino" (1961) y "El río" (1963), en los que evoca sus experiencias de la niñez en el ambiente rural de Mansilla de la Sierra.
En 1971 con "La torre vigía" inició un cambio histórico de ambientación hacia el período medieval, rasgo que se prolongó en sus obras más recientes, publicadas luego de un largo período de silencio literario, como por ejemplo sus novelas "Olvidado rey Gudú" (1997) y "Avanmarot" (1999).
Fascinada por el mundo de la infancia ha escrito además cuentos para niños, recogidos en su mayor parte en "Los niños tontos" (1956), "Caballito loco" (1982), "Tres y un sueño" (1961), "Sólo un pie descalzo" (1983) y "Paulina" (1984). Desde 1996 forma parte de la Real Academia Española.
Ana María Matute ha recibido a lo largo de su brillante carrera literaria varios e importantes premios, como: el Café Gijón por "Fiesta al noroeste" (1953), el Planeta por "Pequeño teatro" (1954), el de la Crítica y el Nacional de Literatura por "Los hijos muertos" (1958). Asimismo recibió estos galardones: Nadal (1959), Lazarillo (1965); y en 1984 obtuvo el premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil con "Sólo un pie descalzo" (1983).


Si quereis disfrutar de alguna de sus obras, os recomiendo vivamente: "Olvidado rey Gudú" . Una novela de corte fantástico que parece un pequeño homenaje particular al maravilloso mundo de Tolkien, aunque en esencia, poco o nada tengan que ver ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.