Otros locos maravillosos

11 de mayo de 2008

A GOLPE DE MAR



El ATRAPASUEÑOS (Para el cuentacuentos)


Hoy he vuelto al bar en el que nos conocimos. Hace veinte años que no me atrevía a atravesar sus puertas. En varias ocasiones he paseado impaciente, perdida entre los anónimos transeúntes por esa calle, por delante del local que a modo de frontera, dividió en dos mi existencia y que hoy por fin he decidido franquear.

La decoración es totalmente distinta a la de entonces, pero todavía huele a ese maravilloso café recién hecho que se convirtió en la excusa perfecta para unir nuestras almas solitarias y nuestros deseos gemelos. ¡Es curioso! nunca hasta entonces me había sentido tan sola, no al menos de modo consciente. Siempre había pensado que mi vida era armoniosa y seguía las pautas de mi propio equilibrio interior, pero nada más lejos de la realidad. Aquel estupendo verano me demostraría que mis viejas convicciones se tambaleaban sobre un precipicio del que mi subconsciente me había intentado mantener alejado.

En algún sitio leí una vez que cualquier tiempo pasado fue mejor. En una primera lectura la frase me pareció un tanto pesimista. Es como si quien expresó ese pensamiento no tuviese ya motivos para seguir viviendo; pero ahora soy yo quien lo corrobora. La vida se construye de recuerdos, el presente los revive y crea otros que serán base del futuro.

Me siento en la mesa, en nuestra mesa... en la mesa del rincón. Pido un café con leche y saco un pitillo del cajetín que llevo en mi bolso - éste es otro de los cambios que me trajo aquel verano de 1981- el vicio de fumar vive desde entonces sujeto a mis pulmones y al color amarillo de los dedos de mi mano derecha. Entre el humo del tabaco, descubrí un día el motivo de mi vida: el amor. Somos fruto del amor y nos hacemos seres sociales por el mismo motivo. Incluso la amistad es una de las formas de ese sentimiento, de esa necesidad de dar lo mejor de uno mismo y de vivir y llorar por lo mismo que lo hace aquel a quien queremos.

La tarde que nos conocimos sonaba uno de los éxitos del grupo sueco ABBA: "I have a dream". Semanas después, mientras sonaba de nuevo esa melodía recibí mi primer beso. Esa canción retumba desde entonces en mi memoria. De hecho, me parece estar oyéndola en estos momentos... ¿Es mi imaginación?

La boca me sabe a sal: las lágrimas se juntan en mis labios y me traen el salitre del mar traidor que llevó consigo a la mitad de lo que soy.

Si después de veinte años he regresado, ha sido porque he sentido con más intensidad la llamada diaria desde el Mediterráneo que me trae cada mañana entre sollozos el grito ahogado de él subido en la espuma de cada ola. Sé con certeza que no voy a sufrir más por su recuerdo, ya que esta noche será a mí quien se lleve.

3 comentarios:

  1. Partí de la base de un relato que ya tenía y le cambié la frase inicial, aunque tuve algún despiste porque había dos propuestas muy semejantes y de dos cuentacuentos distintos. Y bueno... éste es el resultado.

    ResponderEliminar
  2. El primer relato que leí en el blog, me impresionó en su momento y me impresiona ahora.
    Algo me hizo estremecer y ahora que lo releo sabiendo lo que me espera tengo la misma sensación.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Moni. No sabes cuánto significan par mí tus palabras. Siempre me emociona saber lo que otros opinan, porque para bien o para mal, quien escribe se alimenta un poco de eso precisamente: de lo que sus lectores opinen. Como diría Amaral: "Sin tí no soy nada" (sin el que está al otro lado leyendo). Por eso... ¡GRACIAS!

    P.D.:Hubo un pequeño desbarajuste cuando cambié la plantilla y creo que desordené los primeros posts. Así que no sé en qué orden ibana. Además me parece que la primera semana (por eso de la emoción y de los nervios) publiqué dos historias y que lo hice antes de tiempo. Hoy por hoy, todavía me cuesta un triunfo contenerme para no publicar antes de tiempo (ji,ji). No obstante, considero mi entrada oficial en El cuentacuentos con el relato de COSAS (sé que en realidad, fue un poco posterior, pero es que con él, recibí mis primeras críticas de manos de Nínive y Tormenta).

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.