Otros locos maravillosos

16 de junio de 2008

EL CUENTO DE LOS CUENTOS



Estoy harta de que las perdices siempre las coman otras y que la que conquiste el príncipe bueno y macizorro nunca sea yo. Por eso proclamo este día como el del comienzo de una huelga indefinida. ¿Qué quién soy yo y en qué puede afectar mi huelga a tu vida? Seré clara: ¿Te suena el nombre de Caperucita Roja, el de Blancanieves, el de Gretel, el de Rapunçel, Ricitos de Oro, Cenicienta o la Bella Durmiente? ¿Y el de la Sirenita, o el de esas cursis de las que tus papis te hablaban cuando eras pequeño y aún te permitías creer en la fantasía? Pues bien a partir de ahora, me niego a colaborar en que consigan su objetivo. Manifiesto desde aquí mi más firme repulsa a continuar siendo la segundona y tener que hacerles más adelante el regalo de boda. Encima… no creáis que se conforman con cualquier cosilla. ¡Qué va! Sin ir más lejos Cenicienta me pidió un castillo domótico completo, Caperucita una fábrica textil (aunque ni siquiera salgo en su cuento), la Bella entre las bellas (más conocida como la Bella Durmiente) un negocio empresarial de colchones viscoelásticos y una máquina de coser de última generación. Y hombre… una cosa es ser hada madrina y otra ser la pringada de turno ¿Qué se creen, que puedo fabricar polveuros como churros? (nuestra moneda oficial, semejante a la vuestra pero creada a partir de polvos mágicos), ¿o que soy el Banco Central de la Fantasía?

No es por ir de mártir, pero me gustaría que por una vez alguien escuchase mis deseos y me mimara un poquito. Además si llego a una decisión tan drástica no es por una rabieta o porque mi varita empiece a chochear, sino porque me siento sola y muy estresada. Resulta abusivo estar siempre disponible a cualquier hora del día o de la noche, para acudir a los lamentos o lloros de una niñita dulce y angelical a la que le van un poco mal las cosas, y renunciar a mi vida personal ¿Es tanto pedir una reducción de jornada donde se respeten los festivos o los fines de semana, o ir rotando las libranzas cada semana?

Hace meses envié al Comité General de Personajes Secundarios de Cuentos, es decir al CGPSC una epístola (paloma mensajera incluida) para que considerasen la revisión de nuestro convenio, pero aún no he recibido respuesta. La burocracia funciona igual en todas partes… ¡Qué os voy a contar!

Lo de poner freno a mi soltería tampoco va por el buen camino, dada mi escasez de tiempo y que los tipos que yo conozco suelen estar ya pillados, léase príncipes (encantados o no) o son de calaña un tanto dudosa: ogros, magos, brujos, gigantes, trolls, etc. Luego estarían los enanos, pero a mí en particular los hombres con barba no me ponen. Y bueno, por si no lo sabéis, un enano al igual que un gnomo, jamás se desprende de su barba. Es la parte de su cuerpo de la que más orgullosos se sienten. Cosa que puedo entender hasta cierto punto, si hago caso del pícaro dicho: “(…) va en proporción a la altura”.

Supongo que por eso me animé hace poco a acudir a una de esas agencias matrimoniales (no de contactos). Después de todo… Visto lo visto, la cosa no podía ir a peor de lo que ya me iba. Si elegí ésa y no otra fue por su lema: “Agencia Fueron felices y comieron perdices. Si tu encuentro acaba en boda, nosotros nos hacemos cargo del cáterin”.Por el momento no he tenido mucha suerte en las citas y eso que fui tremendamente honesta en el test y en la entrevista inicial para dibujar mi perfil a los de la agencia. Y digo bien sí… dibujar; porque varita en mano, tracé en un par de toques a la derecha, otros tres a la izquierda y siete círculos concéntricos con un espiral como broche final, mi identidad mágica. Puesto que no me parece correcto comenzar una relación, si todo marcha como espero, basada en la mentira. Eso se lo dejo para la arpía de la madrasta de Blancanieves o para el Lobo Feroz de Caperu o para el que se presentó en la segunda cita que me propusieron desde la agencia: nada más y nada menos que un príncipe hechizado que se convertía en rana al primer beso. O aquel de la quinta cita que se decía llamar Emperador y apareció desnudo… ¡Qué desfachatez, jamás me había sentido tan ofendida! Tuve otra cita con un flautista que adoraba a los niños y me encandiló con su música, pero con una desagradable predilección por las ratas y bueno... ¡Puf, mejor no recordarlo! La mejor hasta ahora ha sido la que tuve con un genio que cumplió tres veces mis expectativas y luego de repente y sin explicación... ¡Se esfumó!

No obstante, hoy tengo la sensación de que mi suerte va a cambiar. ¡Estoy tremendamente emocionada! No recordaba sentirme tan nerviosa desde que cumplí 170 años (una adolescente). Ahora que soy un poco más madurita, y eso me puede ayudar, creo que tengo menos pajaritos en la cabeza que entonces (en parte porque son los que se encargan de ayudar a Ceni cuando va a su palacio de campo que no es domótico). Pero bueno… os cuento el porqué de mi nerviosismo: hoy estoy citada en el Café La Casita de los Tres Cerditos con un maravilloso hombre moreno y muy atento y varonil (he visto su vídeo-libro). En realidad a la misma hora debería estar con Peter Pan, hoy Campanilla no podía, pero dado que empiezo hoy mi huelga… no voy a dejar pasar esta oportunidad que se me presenta. Máxime con lo mucho que tenemos en común. ¡Es narrador! ¿Os lo podéis creer? Seguro que éste sí es el hombre perfecto, mi príncipe azul.... Ya os contaré.



FIN

6 comentarios:

  1. Jajaja demasiado bueno!!!!! esta semana creo que todos nos pusimos el color de simpáticos y alegres revindicando la labor de los personajes que algunos de peques pasaban desapercibidos...
    Me ha encantado la huelga del Hada Madrina, se la merece!!!!
    Un saludo grande, desde el otro lado del charco :)

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja

    Bueno, bueno... ¡Pobre hada madrina! Lo cierto es que tiene unas razones contundentes para ponerse en huelga, pero no sé por qué me da que le va a decepcionar la cita que tiene con ese del video-libro. Si fuera ella, yo no me fiaría....

    ResponderEliminar
  3. Gracias por dejar vuestra opinión sobre lo que escribo. ¡Bienvenida Cendra! Espero verte pronto de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Y es que las hadas también tienen derechos di que sí!!
    Una muy buena perspectiva del mundo de los cuentos desde la óptica de quien probablemente mas magia cree y mas protagonismo le quiten. Y claro que incluso hasta a una hada esto llega a fastidiarle. El repaso que hace a los pretendientes es genial xD y el final,aunque a ella no le vaya a gustar pero nuevamente el misterioso personaje le vuelve a quitar protagonismo :) Muy bueno Sechat.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. EStas hadas madrinas, con todo lo que hacen y siempre pasan desapercibidas... Y eso que son un personaje fundamental en los cuentos. Si no a ver que clase de traje hubiese llevado la Cenicienta al baile, por ejemplo.

    Tengo que darte un pequeño tirón de orejas y decirte que, con esa letra, cuesta mucho leer el texto. Es bonita, pero en un texto tan grande cansa la vista...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto lo de la letra, la elegí para que pareciese más un cuento, pero blogger no permite hacerla más grande y supongo que sí obstaculiza un poco la lectura. Oído cocina ji,ji.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.