Otros locos maravillosos

8 de junio de 2008

LA VENTANA (Dedicado al pueblo de mi padre)


Parecía cabizbaja. El sol producía brillos en su larga y lisa melena negra. Desde mi ventana sólo veía la parte superior de su silueta, posada sobre la acera como estaba, puesto que me daba la espalda. Llevaba allí cerca de veinte minutos. Hierática con los hombros hundidos y sumida en sus pensamientos. No llevaba bolso ni mochila. Tampoco parecía que llevase consigo más compañía que el silencio. Movió sus manos por un par de veces, pero en ningún momento le vi un móvil ni un pequeño aparato de música. Tampoco llevaba bolígrafos, papeles, carpeta o apuntes. Simplemente estaba.

La calle se hallaba desierta. En pleno agosto pocos se aventuran a pisar el asfalto extremeño a esas horas de la tarde. El calor golpeaba con fuerza. Incluso en el interior de las casas, los ventiladores hacían su trabajo cansados por el esfuerzo. Era la hora de la siesta y eso es sagrado. En casa todos los demás dormitaban y fuera los comercios tenían cerradas sus puertas al público.

Pensé varias veces en salir y acercarme a ella, pero no quise invadir su intimidad, aunque creo que en cierto modo ya lo estaba haciendo desde allí, refugiado tras la brisa artificial del ventilador y escudado tras la ventana.

En casa sonó el teléfono rompiendo la calma y la quietud de aquel rato, de aquellos minutos. Acudí rápido a atender la llamada y perplejo. Nadie acostumbra a llamar a esas horas. Miré el número en la pantalla, pero sólo aparecían extraños símbolos que ocultaban la identidad al otro lado de la línea. Dije atribulado un “¿Diga?” que tuve que repetir una segunda vez. Y fue entonces cuando una voz femenina y juvenil, voz que nunca había oído pero que se me hizo extrañamente familiar, me llamó por mi nombre y añadió: “Hoy es mi último día”. “Señorita”-respondí. Haciéndole ver que se había equivocado de número o que al menos yo no la reconocía; pero llegué tarde. Sólo me dio tiempo a escuchar un agónico suspiro. Un suspiro de muerte… El auricular se me resbaló de las manos. Corrí a la ventana y la vi. Tendida en el suelo y girada. Los brazos de blanco marfil, descubiertos. La chaqueta arrojada en el césped. Los ojos muertos pero desafiantemente abiertos y mirándome. A su lado… una jeringuilla por toda explicación.

6 comentarios:

  1. Expediente X

    "He vuelto de entr los muertos para seguir a tu lado".- Fox Mulder

    :-D Ya sabes cómo soy, Sechat.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, si has usado una cita de Mulder es porque el resultado no ha sido tan malo. Lo escribí el sábado en el trabajo, para matar el tiempo y sobre todo el aburrimiento ji,ji. Saludos a Mulder de mi parte. Besos. (Scully).

    ResponderEliminar
  3. Entrañable amiga, de verdad que no preocupes si no hallas la cuarta persona. Para mi ya es un honor y un privilegio el haber compartido un relato contigo y con Sara. Y para mi el resultado ha sido una experiencia inolvidable!
    Si te parece bien podrías invitar a Maat o a Ananda por ejemplo a continuarlo, pero ya te digo que para mi ha sido algo genial, sinceramente te lo digo.
    ¿Sabes? Hoy recordaban a Kafka y asimismo cuando escuché en un programa recitar un párrafo de su "Ventana a la calle" recordé que tú habías escrito un texto precioso sobre una ventana, y curiosamente fue por estas mismas fechas :) Y quería como homenaje y agradecimiento a ti por ser como eres.
    "Quien vive solo, y sin embargo desea de vez en cuando vincularse a algo; quien, considerando los medios del día, del tiempo, del estado de sus negocios y demás, anhela de pronto ver un brazo al cual pudiese aferrarse, no está en condiciones de vivir mucho tiempo sin una ventana a la calle. Y si le place no desear nada, y sólo se acerca a la ventana como un nombre cansado cuya mirada oscila entre el público y el cielo, y no quiere mirar hacia afuera, y ha echado la cabeza un poco hacia atrás, sin embargo, a pesar de todo esto, los caballos de abajo terminarán por arrastrarlo en su caravana de coches y su tumulto, conduciéndolo finalmente a la armonía humana"

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  4. Ninive: si te digo que estoy llorando de emoción ¿te serviría? No me esperaba algo así. Por cierto, he propuesto a Dark Angel que continue la historia de El Cuentacuentos, es una pena que estés teniendo tantas dificultades con los participantes y todo principalmente por mi culpa... Si no, lo sigue ella, le diré de inmediato a Ananda o a Athena, y si no a Hey Jullieta...

    ResponderEliminar
  5. Creo que somos de la misma quinta, creo recordar,de los setentaytanto, de la que traía a esta tierra quienes heredarían el sacrificio y el coraje de aquellos que lucharon por la libertad que ahora vivimos. Y tus lágrimas no son sino viva muestra de lo auténtica que eres, digna heredera de esos valores que desde que te conozco has llevado contigo en todo momento.
    Un placer siempre asomarme a tu ventana Sechat.
    Y gracias una vez mas por ser como eres, no cambies!

    ResponderEliminar
  6. Holaaa!! Te escribo apresuradamente ya que he pillado un huequin en el trabajo a solas, y es que quería, ya se qye te parecera una tontada pero quería agradecerte muchísimo tanto la carta como ese lugar que has creado como es el foro y que de veras que en días como hoy me doy aun mas cuenta de lo afortunado que soy y ah que comienzo hoy la mudanza y estaré grrr encima la conexión de casa (pronto en la nueva no tendré ese problema) y que si tardo en aparecer será por eso, pero que realmente quería decirte, expresarte ese agradecimiento.Y sabes? Me siento con una ilusión enorme por escribir y aunque ya reconocí mis carencias, pero puedo decirte que sin ese espacio, sin la fuerza que desprendes en cada entrada ya aquí como en tus comentarios como en la marcha del Foro, no hubiera recuperado esa ilusión, y perdoname por este atropellado texto pero como t decía ya vienen y he de cerrar rápido, de veras, eres una extraordinaria persona y amiga, y que me pillann :) Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.