Otros locos maravillosos

1 de agosto de 2008

ANTONIO GALA



Nació en Brazatortas (provincia de Ciudad Real), el 2 de octubre de 1930, pero se considera cordobés de adopción.


Lector precoz de Rainer Maria Rilke, Garcilaso, San Juan de la Cruz y otros autores, estudió desde la temprana edad de 15 años la carrera de Derecho en la Universidad de Sevilla y, como alumno libre, las de Filosofía y Letras y Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Madrid, obteniendo licenciaturas en todas ellas.


Al acabar sus estudios universitarios, inició la preparación de oposiciones al Cuerpo de Abogados del Estado, abandonándolo como de rebeldía ante su padre, para ingresar después en los Cartujos. Pero la rígida disciplina monástica no estaba hecha para él, y, como cuenta en su autobiografía, Ahora hablaré de mí (2000), fue expulsado de la orden.


Se mudó entonces a Portugal, donde llevó una vida bohemia. En 1959 comenzó a impartir clases de Filosofía e Historia del Arte y recibió un accésit del Premio Adonáis de poesía por su obra Enemigo íntimo, empezando una exitosa carrera teatral y periodística, que le posibilitó desde 1963 vivir sólo de la escritura.


A mediados de 1962 se marcha a Italia, instalándose en Florencia, donde permanece casi un año. En este tiempo publica en los Cuadernos Hispanoamericanos poemas de su libro La Deshora
A principios de la década de los setenta, una grave enfermedad lo llevó al borde de la muerte y durante la convalecencia empezó a utilizar su complemento más característico: el bastón, del que ha reunido ya una variada e interesante colección.


Se hicieron célebres sus artículos de prensa publicados en el suplemento dominical de El País: "Charlas con Troylo", "A los herederos", "A quien conmigo va" etcétera; todos estos artículos han sido después recopilados en libros.


Convertido ya en un personaje altamente popular de la literatura española, comenzó a escribir novelas en los años noventa, iniciándose con El manuscrito carmesí, que fue presentada, y ganó, el
Premio Planeta.

Actualmente colabora en prensa con breves artículos de opinión, publicados con el nombre de troneras en el periódico El Mundo. El ritmo de creación y publicación de otras obras suyas ha descendido recientemente, y en varias ocasiones ha dado a entender que El pedestal de las estatuas puede ser su última novela.


En su labor destaca también la faceta de mecenas: creó la Fundación Antonio Gala para Creadores Jóvenes, dedicada a apoyar y becar la labor de artistas jóvenes.


SU OBRA

Gala es un autor de gran éxito entre los lectores, en cualquiera de los géneros que cultiva: teatro, columnismo, novela o lírica. Su estilo abunda en imágenes y recursos líricos, y es muy elaborado en lo formal, pero no le faltan retractores por sus críticas a personajes de la actualidad o a personajes históricos.


Sus obras están marcadas por temas históricos, utilizados más para iluminar el presente que para ahondar en el pasado. Comenzó su dramaturgia con Los verdes campos del edén (1963). Noviembre y un poco de hierba. Los buenos días perdidos (1972). Anillos para una dama (1973). Las cítaras colgadas de los árboles (1974. La comedia ¿Por qué corres, Ulises (1975). Petra regalada (1980). El hotelito. Séneca o el beneficio de la duda (1987). En 1989 elabora el libreto de la ópera Cristóbal Colón. Ha colaborado en series televisivas como Paisaje con figuras (1976 y 1980). Otras obras suyas son El cementerio de los pájaros (1982), Samarkanda, Los bellos durmientes, sobre la juventud sin ideales, etc... La amplia obra teatral de Gala ha sido más apreciada por su público que por parte de la crítica, la cual encuentra dificultad a la hora de clasificarla debido al carácter lírico y épico que el autor imprime en su trabajo.


Gala ha cultivado todos los géneros literarios posibles, incluidos el periodismo, el relato, el ensayo y el guión televisivo, y ha sido galardonado con numerosos premios, no sólo en el ámbito de la poesía, sino también como resultado de su valiosa contribución al teatro y la ópera, pero también ha sido muy envidiado. En su palmarés figuran múltiples galardones; entre ellos cabe destacar un accésit al Premio Adonais de poesía, por su obra Enemigo íntimo, El Premio Nacional de Teatro Calderon de la Barca (recibido en 1963) por su comedia Los Verdes Campos del Edén y el Premio Planeta por su primera novela: El manuscrito carmesí. Conocieron particular éxito Anillos para una dama (1973), ¿Por qué corres, Ulises? (1975), Petra Regalada (1980), Samarkanda (1985), Carmen, Carmen (1988) y La truhana (1992). De su obra poética, inédita en gran parte, resaltan Sonetos de La Zubia, Poemas de amor, Testamento Andaluz, la ya citada Enemigo íntimo y El poema de Tobías desangelado, 2005.


La llegada de Antonio Gala a la novela fue tardía, pero obtuvo un éxito de público arrollador con novelas como la histórica El manuscrito carmesí y La regla de tres así como La pasión turca, adaptada al cine por el conocido director español, Vicente Aranda. El Águila bicéfala es una colección de artículos sobre el amor. Destaca también en el campo del relato corto con libros como Los invitados al jardín, 2002. Sus memorias, Ahora hablaré de mí, (2000), son muy entretenidas y se hallan escritas con gran sentido del humor.


Yo particularmente recomiendo varios títulos, alguno no aparece enumerado en las líneas anteriores. En novela: El manuscrito carmesí y Las afueras de Dios (mi favorito). Sus libros de relatos cortos: Los invitados al jardín o El corazón tardío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.