Otros locos maravillosos

17 de agosto de 2008

SABOR A VICTORIA

“Lo importante es participar”

“Lo importante es participar” fue el petulante pensamiento que dedicó al cuerpo, ya sin vida, de su corpulento enemigo. No pudo evitar acompañarlo de una sonrisilla de triunfo, casi, casi socarrona, a la vez que extraía el arma del malogrado cuerpo del oponente.

Le dolía la cabeza, siempre le sucedía igual, tras finalizar uno de sus trabajillos. Sobre todo si hacía un sol de justicia como el de aquella tarde.

Era algo a lo que restaba importancia y que nunca había consultado con el médico. Le venía sucediendo desde hacía cuatro años. Él era así. Estaba hecho de otra pasta y lo que menos pretendía era que un estúpido dolor de cabeza (por muy recurrente que fuera) se añadiese como un problema más a los muchos que tenía: ser extranjero (inevitable notar su acento argentino) y sacar adelante a una mujer y a tres hijos a los que casi no veía, por su arriesgado trabajo. ¡Ésas sí eran auténticas preocupaciones!

Allá en la Pampa Argentina, de donde venía, su anhelo siempre fue el de seguir los pasos de ese gran ídolo de masas: Diego Armando Maradona. Regatear como él era su máxima aspiración y emularle como jugador titular en el Boca Juniors. Sueño poco original, compartido con todos los niños del país del Río de la Plata. Pero como casi siempre, el destino espía desde las esquinas y juega con los deseos y los rompe o los da nueva forma. La mayoría de las veces sin nuestro consentimiento, llegando a arrinconarlos como juguetes rotos. Y con total seguridad, mucho antes de ser plenamente conscientes de la importancia de ese giro de ciento ochenta grados en nuestras vidas, el destino ya tiene todas las cartas sobre la mesa y sólo sigue el trazado que ellas le marcan. En todo caso, su vocación fue inusual por tardía. Llegó de forma inesperada, como todo lo que suele ser importante.

Sucedió a raíz de un viaje con su tío, a la patria hermana, al otro lado del Océano. La feria de San Isidro en Madrid, le impresionó y le hizo colgar sus botas para siempre. No supo si fueron los gritos de la multitud repetidos una y mil veces: “¡Olé!”, “¡Torero!” o el cúmulo de sensaciones que el sudor de los asistentes de la plaza llevaba consigo bajo el tendido, o si fue la imponente figura de los toros de lidia ante la aplastante maestría de los menudos hombres de coleta. Fuere como fuere, con veinticuatro años, volvió a su país con el pecho henchido de orgullo y la firme intención de volver por su maleta y regresar nuevamente a España a aprender el noble arte de la danza sin tregua entre hombre y astado.

10 comentarios:

  1. De no haber leído el final (sin querer) antes de acabar no me lo hubiese esperado, jeje!

    (He llegado a tu blog medio de casualidad, al buscar gente que también le gustase el club dumas)

    Un saludo, cazadora!

    ResponderEliminar
  2. Yo no me he leído el final y me ha sorprendido.

    Ya veo que lo bueno abunda por elcuentacuentos :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! aunque sí me olí el final cuando se fue a España XD pero me ha gustado la historia. Creo que para el toro no vale tanto la frasecilla "lo importante es competir" jejej

    ResponderEliminar
  4. Ahhhhhhhhhhh!!! Vale, vale, vale... Es que ya decía yo que en el fútbol, normalmente el oponente no muere (Hummm... ahora mi subconsciente está haciendo de las suyas... jajaja :P)

    No me esperaba para nada el giro final; me ha sorprendido el cambio del fútbol al toreo y se me ha quedado cara de boba cuando por fin me he dado cuenta de la realidad... ¿Qué más quieres? ;)

    Me quito el sombrero y por aquí te lo dejo (aunque soy anti-taurina total eh! Eso tenía que decirlo).

    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Tampoco a mí me gusta el "arte" del toreo y si he escrito esto ha sido más como una crítica velada que como otra cosa. Por eso y porque comiendo pipas y viendo el dibujo de la bolsa empecé a hilar todo (ji,ji).

    ResponderEliminar
  6. juraria haber dejado aki un coment ayer... pero bueno... se ve que mi conexion volvio a hacer de las suyas xD te decia que el giro del final mola huevo no me lo imaginé para nada y por eso me sorprendió muchísimo!! y al principio crei que era asesino a sueldo xD en fin, mi cabeza que se me va de vez en cuando xD

    ademas en el toreo lo importante no es participar, mas que na porque si te gana el toro... mal vamos

    bessos!

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo en todo Wannea. Yo buscaba causar ese desconcierto haciendo pensar que se trataba de un asesino a sueldo (parece que lo he logrado). En cuanto a lo de que al toro no se le puede aplicar la frase: "Lo importante es participar" la corroboro en parte. La sonrisa de victoria del torero es precisamente, porque ha sido una ardua faena: el toro ha luchado hasta el final(era su vida o la del animal). Finalmente vence el hombre a la bestia. No sé si eso ha quedado muy claro en el texto...(la idea de lucha por la supervivencia)???????

    Sé que chirria el relato en algunos puntos, por ejemplo cuando indico que casi no ve a su familia, pero para enfatizar ese engaño al lector, haciéndole creer que era un asesino o una especie de mafioso.

    ResponderEliminar
  8. Me has atrapado con tu historia. A pesar de que estoy completamente en contra de ese mundo al que haces referencia, lo cierto es que tu historia, la forma de contarla no el contenido, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, bueno, bueno...creo que ya he pillado el funcionamiento del cuentacuentos; es un poco aparatoso pero esta semana me daré de alta sin falta :)

    Espero "verte" por allí, Sechat.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Me alegrará verte y leerte por allí. Un saludo Metalsaurio.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.