Otros locos maravillosos

24 de noviembre de 2009

LA CAÑA DE LOS SUEÑOS

Frase de Scry para El Cuentacuentos: y cuando dio comienzo, aquel pequeño personaje dejó caer su caña mientras él colgaba de la luna.

Y cuando dio comienzo, aquel pequeño personaje dejó caer su caña mientras él colgaba de la luna enormes guirnaldas que cruzaban de lado a lado del firmamento, enganchadas de estrella en estrella. En aquellos adornos había un deseo por cada estrella y aunque sabía que le iba a llevar mucho trabajo, disfrutaba volando de luz en luz. Le encantaba brindar a los niños que subían a jugar con aquella caña, la oportunidad de atrapar en su anzuelo algún sueño. Era una especie de competición que se celebraba cada mes durante las noches en que la luna estaba en cuarto menguante.


En vida aquellos niños habían sufrido mucho y la muerte los había arrebatado demasiado pronto de brazos de sus familias. Ese juego les daba la oportunidad de olvidarse del dolor de sus enfermedades e incluso de recuperar su salud y regresar de nuevo con sus padres y amigos. Era difícil, dado que sólo podían lanzar su caña tres veces, pero no imposible. El deseo estaba escrito y bien envuelto en una especie de celofán rojo, muy cerquita de la luna, pasaba desapercibido pero para alguien observador resultaría fácil identificar su inconfundible palpitación. Dentro estaba el mejor de los regalos: un corazón nuevo, dispuesto a alojarse en el pecho de alguno de aquellos niños de triste sonrisa y de pálido rostro que aferraban esa caña mágica con esa ilusión fija en sus mentes.


Tras colocar los miles de deseos, él dio la señal. El niño lanzó con mano temblorosa y cerrando los ojos, la caña y ésta rozó un pequeño paquetito rojo que se removió. Al recuperar el sedal éste quedó prendido en uno de los brazos de la estrella y cuando eso sucedía los acontecimientos se precipitaban... El niño desaparecía de la vista y volvía a recuperar el calor de su cuerpo arropado en las sábanas de su propio lecho.

7 comentarios:

  1. Lo he escrito de forma un poco precipitada. Perdí la historia original y se me ha venido el tiempo encima sin haber publicado nada con esta frase de Scry, así que pido disculpas si no convence. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No se deben pedir disculpas por un cuento tan bonito, Sechat.
    Menos mal que lo has escrito precipitadamente, que si no...

    Me ha gustdo mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sechat!!

    Me ha gustado, aunque lo escribieras precipitadamente.
    Muy bonito!!

    Sería bonito que esa tradición exisitiera realmente, verdad?
    Durante el cuarto menguante...
    Me ha gustado mucho eso!!

    1bsote
    Darka.

    ResponderEliminar
  4. Pues para ser precipitado está muy bien. me ha gustado sobre todo el último párrafo.

    Nos leemos :-)

    ResponderEliminar
  5. Si la precipitación genera cuentos así no dejes ninguno guardado por haberlo escrito precipitadamente.

    Es un precioso cuento Sechat, pero sobre todo es la ilusión que transmite, es que es cuento vivo por encima del tiempo o cualquier época, y el final podrá ser o no ser feliz, pero la ilusión es lo que le da fuerza al cuento.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué lindo! ¿Y eso ha sido con prisas? ¿Qué no harías tú con tiempo y un bolígrafo? ;)

    ResponderEliminar
  7. Perikiyo: gracias. Me alegra saber que opinas así.

    Darka: Un honor tenerte por aquí. Un abrazo.

    Carlos: quería hacer una historia para todos los públicos y que emocionase, parece que a pesar de la falta de tiempo, en parte sí lo he conseguido a juzgar por tu comentario. Me alegro. Un abrazo.

    Sara: ¡Qué vergüenza! Me has dejado sin palabras con tu amable comentario. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.