Otros locos maravillosos

26 de marzo de 2010

S.O.S UN RINCÓN INOLVIDABLE Y ABIERTO A TODOS

Érase un mundo de magia que surgió de la nada y creó una galaxia de ávidos cuentistas que daban rienda suelta a su imaginación semana a semana, a partir de la frase facilitada como pie a esos relatos.

Lo que un día fue un pequeño planeta lleno de colorido, fue creciendo y absorbió constelaciones, nebulosas, estrellas y planetas. 

Los recién llegados al principio andaban con tiento, no tanto por la inestabilidad de la superficie de aquel rincón del universo, sino por el miedo a no poder estar a la altura de los cuentistas más veteranos. Pero allí imperaba siempre la amabilidad y los expertos cuentacuentos abrían gustosos sus naves, cohetes y cápsulas interplanetarias a los recién llegados. La comunidad vivía en perfecta armonía y los artífices de aquel milagro no eran otros que El señor de las historias y su séquito. 


Es cierto que Fantasmín solía importunar a los habitantes de aquel lugar idílico, pero una y otra vez su ego fue abatido bajo las hábiles armas de las letras, personajes y magníficas historias de los cuentistas.

El Cuentacuentos fue la plataforma de despegue de escritores o periodistas (de más o menos renombre que poco a poco fueron abandonando la calidez de aquel hogar para enfrascarse en sus propios proyectos), y dejó siempre sus aduanas abiertas en caso de regreso de aquellos hijos. También fue la chispa que encendió la mecha de aquellos con alma de explorador y que necesitaban vivir aventuras más allá de la mirada amable de los compañeros cuentacuentos, y es por eso que poco a poco aquel rincón abierto a todos los amantes de la escritura se fue despoblando.


Ahora ese lugar, al que debo mi existencia como *Sechat*, vive sus horas más bajas por falta de participación. Soy la primera en admitir mi condición de emigrante de su cálida atmósfera, pero también en reconocer lo mucho que ha hecho por todos nosotros los que amamos la escritura. Sin El Cuentacuentos yo nunca habría vuelto a escribir, ni habría logrado superar mi miedo a la narrativa (ya he mencionado más de una vez que hace años sólo escribía en verso), ni hubiera tenido blogs, ni hubiera conocido a tantos y tantos amigos blogueros con los que comparto la pasión por las letras. Tampoco hubiera sido posible dar el paso de crear mi propio foro y más tarde el blog homónimo. Todo ello es tan real como lo es El Cuentacuentos, pero la magia y la fantasía hay que alimentarlas y para eso se requiere gente dispuesta a volver a mirar el mundo con los ojos de la imaginación y a compartir esa mirada con los cuentacuentos nuevos o antiguos. 



Por eso desde aquí os animo de corazón a que no dejéis morir ese mundo y aviséis a todos de su existencia. El Cuentacuentos necesita generaciones de protoescritores entusiastas dispuestos a aprender, compartir y a disfrutar. Pasaos por allí y no os arrepentiréis jamás. Palabra de cuentacuentos.

11 comentarios:

  1. No es esto lo que pretendía escribir, pues soy incapaz de plasmar con acierto los sentimientos que El Cuentacuentos me inspira. Os pido encarecidamente que difundais el enlace de esa web para que no caiga en el olvido, si no os interesa a vosotros por lo que sea, puede que a otros les pueda ser de utilidad. "Yo soy cuentacuentos" y me gustaría seguir siéndolo. Es una insignia de la que me siento orgullosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De incapaz nada porque has expresado acertadamente la esencia de aquello que genera, transmite, une, atrapa, define en suma que es Cuentacuentos y que es serlo.

    Eres grande.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Es un tema muy emotivo, yo participe e 2007 y volvi en 2009, aunque mi participacion en Deprisa me roba el escaso tiempo que tiene un padre con dos hijos y muchas horas de trabajo.
    Tengo el proposito de volver a ser un cuentacuentos, nos veremos por ahi.

    Un abrazo del Bardo

    ResponderEliminar
  4. yo volveré por allí a finales de abril...antes quiero acabar unas cuantas cosas "mías" :)

    ResponderEliminar
  5. Carlos: Quizá este post sí responda a eso, pero créeme, ni por asomo se parece a la idea que tenía en mente desde hace días. En fin, desde aquí aprovecho para daros las gracias a todos los cuentacuentos, pero os pido el esfuerzo de hacer un post en vuestros propios blogs haciendo un llamamiento para que gente nueva insufle su entusiasmo a la web. La página lo merece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El bardo:

    Es verdad que al final uno se acaba alejando por diferentes motivos, pero El Cuentacuentos es un rincón tan acogedor que siempre mantiene sus puertas abiertas. Nos veremos por allí en cuanto los compromisos nos lo permitan. Un abrazo.

    P.D: Deprisa merece la pena, no lo abandones.

    ResponderEliminar
  7. Metalsaurio:
    No te he vuelto a preguntar por el proyecto del que me hablaste tan escuetamente hace algunos meses. Me tienes en ascuas, espero que me mantengas informada. Te leo en el Cuentacuentos o donde sea. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A mí me llegó un correo. Confieso que noté algo raro antes, cuando veía que no ponían ninguna frase...

    A veces es así... se tiene un momento de estrella fugaz y luego la gente te deja morir y caer... Es cierto que desanima bastante cuando caes en el olvido y no te hacen ni puñetero caso... lo comprendo perfectamente. Pero, he tenido la suerte de que a pesar de todo, he tenido personas que me han animado, en un ámbito u otro... "no lo dejes...", mi padre fue el primero que me dio esa gran lección en uno u otro ámbito. Creo que la clave está en insistir, pase lo que pase, aunque te quedes más solo que la una... Duele cuando todos se marchan de tu lado pero, hay que ser fuertes. Yo lo intento día a día. Y cuando se tiene amor por algo, no hay que permitir que nada ni nadie lo haga morir... Es la total entrega... Siempre puede ser un tiempo de crisis y sino, qué más da... Bueno, no te da tan igual, te fastidia un poco pero, he aprendido o intento aprender que hay que ser fuerte, ahora lo sé... La gente es viajera muchas veces en el tiempo, pero, por suerte hay otros que siempre pueden estar contigo de una u otra forma y te quieren o te aprecian demasiado para dejarte desfallecer. Por ellos...

    Es mejor poner la mente en blanco con ciertas cosas, intentar ignorar y aprender a aceptar. Pero, no por ello, porque nos dejen abandonados debemos dejar nuestros sueños o ilusiones fácilmente. Lo siento así. Comprendo que a veces, puedes decir un día:

    - Ya basta- lo entiendo,porque cansa... Pero, no debemos dejar escapar aquello que nos hace felices fácilmente. Y espero que eso tb lo haga El cuentacuentos y tú y cualquiera, que no perdamos la ilusión fácilmente, de verdad lo digo y lo creo.

    P.D: jefa, estuve todo el día fuera, salvo un ratito por la mañana, rato en el que escribí lo que escribí. Te confieso que lo soñé, no tal cual, y tuve que escribirlo. El sábado no suelo tener ordenador o no fácilmente, ni el lunes, a no ser que vaya a cierta biblioteca, en la que no hacen más que cotorrear y molestar pero, ya me pasaré por el Foro de Nunca Jamás.

    Y ¡arriba El cuentacuentos! Confieso que no siempre escribo en él... No quiero cansar, a veces no se me ocurre gran cosa o nada o, simplemente, me viene fatal en ese momento, pero, yo no quiero que muera. Así que otra vez ¡¡¡aupa El Cuentacuentos!!!

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar gracias por la bienvenida pero lo cierto es que ya me la diste en diciembre de 2008 cuando empecé a escribir en el Cuentacuentos ;)

    Tengo que confesar que yo también me acordé de Narnya al escribirlo. Supongo que Armaria es un lugar así :)

    ResponderEliminar
  10. Paula, perdona. Vi tan cambiado el sitio que no lo reconocí. Tampoco tu avatar me sonaba... En fin me lié. Perdón por el lapsus. Gracias por pasarte por aquí. Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Esther: Dices bien: "¡Aupa El Cuentacuentos!" Me consta que con los esfuerzos de unos y otros saldrá a flote y con ánimo renovado. Pronto muy pronto, este bache caerá en el olvido o como una anécdota de la que habrá que aprender a ser paciente.

    En fin, guapa, por lo demás éstate tranquila. Nuncajamás estará siempre abierto para recibirte cuando decidas pasarte por allí. Un besazo.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.