Otros locos maravillosos

17 de abril de 2011

ME LLAMAN "LA SOLEDAD"

"Contó hasta tres y despareció" (Frase de Jara para El Cuentacuentos).

Contó hasta tres y desapareció. Lo hizo entre el viento y mis lágrimas arrastradas en su abrazo etéreo. Se marchó con la precisión de quien está acostumbrado a romper corazones y no valerse de besos o abrazos; con la certera eficacia del bisturí que abre los cuerpos y saca el tumor que los infecta. Así se fue de mi vida, con la absoluta convicción de haber hecho lo correcto y haber sido honesto conmigo, consigo mismo, pero sobre todo con un nosotros que él no veía nada claro. 

Por si aún me quedaban dudas de su decisión, el viento atrajo hacia mí un papel que instantes antes había caído de uno de sus bolsillos, sin que yo fuera consciente de ello, o que seguramente él había arrojado intencionadamente de forma disimulada.  En el pequeño trozo, cómplice de su fría despedida, escritas de su puño y letra... tres palabras, unidas en una única frase tan dolorosamente sincera que me marcó para siempre: 

"NO TE QUIERO". 

Cada una de esas palabras marcó el tic tac de esos trepidantes tres segundos que cambiaron mi vida y me convirtieron en "La Soledad" con mayúsculas. Tic tac, tic tac, tic tac.

11 comentarios:

  1. Con más de una semana de retraso, pero por fin, he publicado esta mínima historia a partir de una de las frases de "El Cuentacuentos".

    Os leo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado no solo la historia en sí (Lo de mínima espero que lo digas en referencia a su cortedad, y no a su calidad) sino que cada párrafo puede perfectamente ser un microrrelato independiente.
    Un vocabulario rico y fluido amplía ese instante, esos tres segundos que duran un adiós.

    Un abrazo! y nada que perdonarte, te agradezco y mucho lo que dices, ya al publicar, no solo esta vez sino en otras recientes, lo hice sintiendo una derrota personal al usar tal recurso.

    ResponderEliminar
  3. Carlos,

    pues de derrota nada eh... Tú vales para escribir e ideas no te faltan. Sólo hace falta que te lo creas.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. PLOFFFTTTT.... Sechat, que quien te guste no quiera nada y encima tengas que leer esas palabras... no quiero ni imaginarlo!!! Qué será mejor, que te lo digan o leerlo??? No, esta noche no estoy para esto, jajajaja, pero es un buen relato, levanta el interior.
    TIENES que ganar en el cuentacuentos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, lo de la nota es demasiado duro. Estuve tentada de quitarlo, pero es que me parecía una buena forma de dar sentido a lo de los tres segundos con que se inicia el relato.

    Un besote.

    P.D.: En El Cuentacuentos ganamos todos. De hecho desde que se ha retomado, lo estamos haciendo de forma clandestina... al margen de los administradores, pues oficialmente sigue clausurado.

    ResponderEliminar
  6. Has publicado tarde, pero yo me paso de todos modos a leerte, que siempre me gusta pasarme por aquí...

    De este relato me llevo mucho dolor, no me gustaría estar en la piel de la protagonista. Un relato muy duro.

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

    ResponderEliminar
  7. Qué forma más bonita de describir un momento tan duro para la protagonista del relato...

    Me ha gustado mucho!! :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Niobiña,

    soy más de finales dramáticos que compunjan al lector que de finales color rosa (no sé porqué), siempre se me suele ir el texto por esos derroteros.

    Besotes a ti también.

    ResponderEliminar
  9. ¡Puf!, Atenea,
    no sé si "bonita" es la expresión adecuada, pero me quedo con que a ti te ha gustado y eso me reconforta ya.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó muchísimo el relato.
    Te he enlazado, si quieres hacerlo conmigo mira mi web
    http://www.poesiasypoetas.es.tl

    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Marita,
    me alegra ver caras nuevas y más saber que te ha gustado este pequeño escrito. Te leo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.