Otros locos maravillosos

13 de junio de 2011

El juego del deseo…

“Por arte de magia mi deseo se cumplió y todo el mundo desapareció” Frase de Roc para El Cuentacuentos.

“Por arte de magia, mi deseo se cumplió y todo el mundo desapareció.” Lo pedí atenazado por el miedo, pero lo deseé con todas mis fuerzas. Entonces una sensación de irrefrenable victoria recorrió todo mi cuerpo y mi plumaje y supe que se había cumplido. Yo había ganado. Reconocí la consecución de mi secreto deseo, por el repentino calor en todo mi cuerpo y el regusto a las hierbas de los mejores pastos, junto al de pequeños insectos y al de frutos y semillas en el interior de mi boca. Todo un placer para mi pico. Me creí invencible y sobre todo pletórico. Absorto en mi triunfo, no comprendí hasta más tarde, que al desaparecer el mundo, no volvería a recrearme con hembra alguna y que todo a mi alrededor tenía una intensa tonalidad oscura y terrosa.


Me sentí triste, ante aquel descubrimiento y noté también como mis fuerzas flaqueaban al tiempo que me faltaba el aire. Comencé a marearme por aquella falta de oxígeno. No obstante, me crecí ante la adversidad y de un impulso de mis potentes patas... saqué mi cabeza de aquel agujero en la tierra.

La luz se hizo de nuevo y el mundo volvió a ser el mismo que yo recordaba. Pocas veces me he alegrado tanto de desdecirme de uno de mis deseos más arraigados; aunque sigo sin comprender esa extraña afición que tenemos los avestruces de ocultar nuestra cabeza bajo tierra ante el menor imprevisto, y la facilidad en olvidar que hemos sido nosotros quienes desaparecemos parcialmente para el resto del mundo y no al revés.

7 comentarios:

  1. Me has hecho pensar que la actitud de esconder la cabeza está muy arraigada en nosotros. Yo nunca he sido partidaria de ello pero hoy puedo entenderlo aunque sea momentáneamente para poder descansar brevemente para poder volver al mismo punto donde todo quedó suspendido antes.
    Si lo llego a leer hace un rato, Sechat, ahora estoy con la cabeza metida en un hoyo en la playa!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Será la timidez del avestruz? :)

    Un saludito, Sechat.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Ananda!:

    supongo que huir de los problemas sólo los aparca momentáneamente y no trae nada bueno, salvo aplazar el resolver el conflicto. No obstante, el miedo es libre y a veces se hace inevitable que nos amedrente.

    Besotes.

    P.D.: Espero que disfrutes de la playa, pero saques la cabeza pronto je, je.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Esther!:

    podría ser timidez sí, pero más bien pienso que se trata del miedo a enfrentarse al mundo, al "no" que nos pueden dar.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa como a Ananda, que soy partidaria de enfrentarme a las cosas por duras que sean, pero es verdad que no sólo el avestruces tienden a esconder la cabeza y creer que así pasan desapercibidos.
    El relato me ha parecido de lo más original.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Roc, todos coincidimos: la cobardía según en qué situaciones, es un mal más arraigado de lo que quisiéramos y al que habría que exterminar. Lástima que no siempre sea fácil romper con él.

    Besotes.

    P.D: para relato original a partir de esta frase, el de Ninive.

    ResponderEliminar
  7. ¡Kaixoo!

    Una fantástica obra de ingeniería, por parte de la naturaleza: el avestrúz, y de arte este vals de movimientos y palabras con el que a través de sus pasos nos llevas desde las alturas a la oscuridad, y desde la ansiedad por sobrevivir a la vida.
    Y arte es llevarnos a pensar en volar al leer la palabra plumaje y caernos con todo el equipo al vernos de pronto emergiendo de la tierra. La solución a tal ecuación es, hasta se le coge cariño :), un ser de reacciones muy humanas.

    Un abrazo enorme!

    Anoche la Luna escondió la cabeza en la Tierra :)

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.