Otros locos maravillosos

19 de diciembre de 2011

APLAUSOS EN ESCENA

"Tenía la sensación de haber escuchado tantas veces esa canción" Frase de Fernez para El Cuentacuentos

Tenía la sensación de haber escuchado tantas veces esa canción, como de haber suspirado con ella. No obstante, resulta perfecta para su propio programa.

“Cinco minutos para subir a escena, maestro”, anuncia la voz joven y masculina de su asistente al otro lado de la puerta.

Se sobresalta. Revisa fugazmente los detalles de su traje y endereza con mano temblorosa su pajarita frente al enorme espejo de su camerino. Satisfecho con su aspecto, sale al pasillo y se dirige al teatro.

Una vez en escena, tras los primeros aplausos de bienvenida y dirigir ya varias de las melodías previstas para el concierto, conserva la serenidad como siempre, aunque sus pensamientos van por delante de lo que marcan los pentagramas. Desde el atril y de espaldas a su público, marca con su mano derecha a ritmo de batuta los pulsos del compás, la intensidad y la velocidad, tal y como se espera. De vez en cuando un gesto de su mano izquierda indica que ha de intervenir un nuevo instrumento. A su juicio su mano izquierda oscila ostensiblemente.

Aprovecha un silencio de redonda en la partitura para sacar un pequeño objeto metálico del bolsillo derecho de su elegante e impoluto chaqué. Coloca debidamente el percutor, y el estruendo del timbal  y los platillos en el último compás tapa el estallido de la bala que atraviesa su sien de lado a lado.

El público tarda unos instantes en reaccionar, los músicos son algo más tardíos, a pesar del caos reinante en atrios, palco y sala de butacas. Para entonces la sangre del viejo maestro corre ya descontrolada por la peana del atril y Arthur ha caído desplomado. En su cara una sonrisa de paz absoluta ha disipado la arruga de preocupación instalada en su rostro desde hacía algún tiempo.

Al día siguiente periódicos, televisiones y radios de todo el mundo se hacen eco de la noticia; pero pocos son rigurosos con la información que ofrecen a sus seguidores. Pocos de ellos han indagado sobre un pequeño e insignificante papel encontrado en el suelo del camerino del insigne director, la noche de su muerte, que explica con letra extremadamente irregular y temblona la razón de su suicidio; ni explican tampoco las indicaciones que el artista había hecho a los intérpretes bajo su mando en los ensayos previos: “Veáis lo que veáis, oigáis lo que oigáis esa noche, tocad hasta el final. No consintáis que nada os detenga”.

38 comentarios:

  1. Qué preciosa historia, haces que sea tan bonita que lo triste que es realmente queda en segundo lugar.

    ResponderEliminar
  2. Pobre hombre... realmente triste!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Qué horror!!! Te imaginas presenciarlo???
    Impactante. Y el llevó la armonía de la música hasta el final, por eso supo cuando hacerlo.

    Besos, me gusta :)

    ResponderEliminar
  4. Un final que no me esperaba. Quizá sabía que la enfermedad que comenzaba a sufrir le alejaría tarde o temprano de la música y eso era algo que no podía soportar... Un final triste.

    Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

    ResponderEliminar
  5. A eso le llamo yo un verdadero profesional: ocurra lo que ocurra, hay que acabar el trabajo, y bien hecho.
    Ay... que creo que esta vez nos hemos juntado los dos en la platea para presenciar algo parecido... jajajaja.
    Me alegro que nos deleites con tus relatos una vez más.
    Me gusta este relato.
    Me gusta tu manera de narrar.
    Y no digo que me gustas tú porque sólo te conozco de un viaje que hicimos como desconocidos, con tinta y papel. tú manchando las hojas escribiendo y yo ensuciándome los los leyendo.
    Enhorabuena, Sechat.
    La semana que viene quiero más, oki???
    Un beso.

    Hell.

    ResponderEliminar
  6. Bellísimo relato Sechat.

    Desde la riqueza del vocabulario que nos mete de lleno en el micromundo de una orquesta, hasta el premeditado plan y con que meticulosidad lo va llevando a cabo hasta la nota final.

    Me ha encantado, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. El suicidio, actitud de cobardía envalentonada. Ni la música pudo evadir sus pensamientos. Tristes aplausos perdidos.

    Gracias por el relato. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Estoy en shock, no me esperaba para nada ese final!!

    Una historia muy triste, pero te ha quedado genial. Muy buena de principio a fin por los detalles que das, utilizando las palabras justas para describir, vamos... sencillamente perfecto. Me ha encantado :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu relato. Tiene mucha velocidad, tiene el momento en que dispara la pistola perfectamente marcado en el centro para marcar la división de la historia.

    Y el final me parece muy acertado, y esa nota es la mejor forma de demostrar lo que ese maestro había amado la música toda su vida.

    Muy bueno, enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  10. Qué poquito encajaría aquí lo de "tócala otra vez, Arthur" :D

    Volviendo al tema de los finales, yo hubise dejado la historia en lo del disparo o solventado con un par de líneas más...cuestión de gustos lo de explicar más o menos.

    Por lo demás, me encantó. De los mejores que te he leído! :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Pues... Me ha gustado pero no me ha gustado, me explico, como historia está bien pero el cambio de tercio y pasar a la muerte y a la explicación no me ha gustado. La primera parte es especial, me ha recordado (de un modo distinto) cuando yo hacia algún bolo, la sensación que se siente antes de salir. Así pues sensaciones encontradas en tu texto para mi. De todos modos, te felicito porque un músico sea como sea que muera, siempre morira con una sonrisa de notas en su rostro.
    Mundoyás.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Charlie, por tu presencia, tu comentario y tus elogios. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Sara,

    A mí no me convence el final. De hecho, coincido en que no debería dar tantas explicaciones en el desenlace, pero es reconfortante saber que te ha gustado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Sara (Dreamy):

    la historia es triste sí... a ver cuando soy capaz de escribir algo alegre.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Ananda:

    esperaba tu comentario je, je... Imaginaba que me ibas a decir algo similar y sí... sería realmente angustioso. Me agrada saber que te ha gustado.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  16. Jan:

    un placer volver a tenerte por aquí. A ver si dispongo de tiempo y os devuelvo la visita a todos a partir del viernes, como es debido.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Hell:

    A veces la profesionalidad raya en lo absurdo, pero sí este personaje amaba la música por encima de todo.

    Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas gracias por pasarte por mi rincón de palabras. Descuida que mientras pueda seguiré escribiendo para El Cuentacuentos.

    Nunca te agradeceré lo bastante que te decidieras a comprar un libro que nadie conoce. GRACIAS.

    BESOTES.

    ResponderEliminar
  18. Ja, ja, Carlos, me hace mucha gracia que me hables del vocabulario porque en esta ocasión en concreto yo sabía donde quería colocar la escena, pero tuve que recurrir a la wikipedia para enterarme de ciertos detalles sobre las funciones del director y la distribución de los instrumentos (aunque esto último no se percibe en mi texto, porque al final no lo use).

    Un placer tenerte aquí. Te visitaré en breve. Besotes.

    ResponderEliminar
  19. Arte Pun:

    gracias a ti por tus visitas y comentarios. Es un placer tenerte entre mis letras.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Atenea, creo que exageras, pues apenas lo repasé y no es de los que más orgullosa me siento (je, je), pero se agradece igualmente tu entusiasmo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Fernyez, me complace saber que gusta, pero a mí el final es lo que menos me convence je, je.

    No había caído en la cuenta de que su muerte queda hacia la mitad del texto je, je...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  22. Metal, totalmente de acuerdo. Mi idea era haberlo cerrado en el disparo, pero echando un vistazo a lo escrito, me parecía que no se iba a entender lo de su enfermedad. Luego me extendí demasiado en la explicación sí. Coincido contigo, como ves.

    Te leo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  23. Mundoyas,

    estoy conforme con lo que dices. A mí también me daba esa sensación... parecían historias distintas sin conexión y lo de la explicación final es lo que menos me convencía, pero decidí ponerla.

    En fin, tomo nota.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  24. Los músicos suelen llevar su pasión por la música hasta el extremo. Morir en el escenario es el sueño de muchos de ellos, como también el de tu personaje.
    Muy buena narración y ambientación. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  25. Un punto y final inesperado, que le da un toque corcheas perfecto al relato!!!! Es tan bueno, tan bonito, tan tierno y... tan triste. Gracias por escribir para nuestros ojos! Tú haces que, después de leerte, adquieran un brillo especial! Besitos desde mi mirilla ;)

    ResponderEliminar
  26. Siempre he pensado que los directores de orquesta escondían un profundo misterio. Personas mayores, en su mayoría, con dotes de mando, amor por la música, pasión por el detalle y perfeccionistas al máximo, siempre ocultas al oído del oyente. Al fin y al cabo, ellos no tocan el oboe, ni hacen cantar a los violines, pero sin ellos, nada sería lo mismo.


    Buen relato, cuidado, sincero. Lo del estilo tan grande ya, en tu caso, lo voy a obviar :)

    Un beso!

    Aarón

    ResponderEliminar
  27. Es tal como le dije a Sara, que mi modo de escribir, indisciplinado, hacerlo cuando surge (me vino a la mente minutos antes de escribirlo) y las prisas y :( por ello una mala puntuación que dificulta al lector, da como resultado un acabado confuso del que nunca estoy contento.
    La idea era que efectivamente la protagonista es la planta de la maceta, mientras al mismo tiempo en otro plano, una pareja humana atiende por teléfono a un concurso musical. Juego con el título de la canción y la vida que la planta quiere vivir, y cuando consigue la libertad es para ir a la basura.
    En fin, el paso de mi cabeza al papel siempre es lo que mas me cuesta :)

    Y como le comenté a Hell me encantó el paralelismo de vuestras dos historias, como si convergieran en un mismo escenario siendo ajenas una a otra y aquél golpe de timbál silenciara dos muertes. Es genial!

    Un abrazo y muy Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
  28. pero pero pero pero pero pero por queeeeeeeeeeeeeee!?!?!?!?!? en serio, me sobresaltas con la bala entrando por su sien y luego me dejas semi a medias con una nota que tiene más suspense aún! bien hecho!

    bessos!

    ResponderEliminar
  29. Que sólo puedes acceder a través del link de CC???
    No me había fijado nunca en eso... :)
    Pues tendrás que seguir accediendo por ahí (en el caso que quieras acceder, claro!), porque no sé como funciona lo del blog. Yo me dedico a escribir, a publicar, y a hacerme seguidor de los blogs que más me gustan. El resto... Que se lo pregunten a Bill Gates...
    Ah, por cierto! El libro está de conya! Deberías publicitarlo más porque en él hay historias realmente buenas. :)
    Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  30. Es cierto, Malena, a menudo la pasión por algo se lleva hasta límites insospechados.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  31. Besitos también a ti Emma, es una alegría enorme volver a reencontrarte en tu blog o en el mío gracias a El Cuentacuentos.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  32. Aaron, a mí es una figura que siempre me ha intrigado y hasta ahora no valoraba suficientemente su trabajo en una orquesta. Este relato me ha servido para investigar sobre sus funciones je, je.

    Me alegra saber que te ha gustado, pero te excedes con los elogios.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  33. Carlos, no tienes que justicarte. Tú escribes como te parece. Soy yo la que estaba espesa y soy bastante simplona, así que la mayoría de las veces los relatos no los comprendo.

    Besotes y ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  34. Gracias, Wannea. A mí el final no me convencía y sigue sin hacerlo, pero sé que a muchos os ha gustado.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  35. Hell, descuida que seguirá accediendo a través de El Cuentacuentos (pero pon tú cada vez que publiques el enlace a la entrada o.k?, porque si no no atino) Como verás también yo soy un hacha de la informática.

    En fin, guapo, ¡Felices fiestas! Besotes.

    El libro está bien supongo pero lo de la promoción es la parte que menos me agrada je, je.

    Besotes otra vez.

    ResponderEliminar
  36. he tardado pero aquí estoy. y no estás convencida con el resultado? A mi ese final me ha dejado loca. Todo lo que ocurre en un escenario me pone los pelos de punta. Imagínate entonces como estoy.

    un beso

    ResponderEliminar
  37. Qué impactante historia, Sechat, qué fuerte. Chulísima.

    Saluditos y muy felices fiestas para ti también :)

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.