Otros locos maravillosos

12 de marzo de 2012

Momentos que te dejan sin aliento

En El Cuentacuentos, la buena de Sara, nos ha planteado introducir en nuestro relato para esta semana una frase de cine. La mía aparece bien visible para que nadie se despiste. ¿Sabremos adivinar a qué película pertenece cada frase escogida por el resto de cuentistas?

"La vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".
A medida que uno envejece se sorprende rememorando con nostalgia los tiempos pasados y por su mente desfilan momentos inolvidables junto con las personas que formaron parte de su vida en aquel preciso instante. A cierta edad uno comprende que cada recuerdo es un pequeño gran tesoro que conviene guardar entre terciopelos para preservarlo del frío viento de la muerte que acecha entre achaques y enfermedades, y sobre todo para diluir la sensación de soledad y abandono.

Con frecuencia abrir un álbum de fotos traza un abismo insalvable entre lo que se fue y lo que se ha llegado a ser. Y lo más doloroso es entender que muchos sueños se quedaron por el camino. Un sendero de baldosas amarillas que, tras décadas de conformismo y de renuncia a esos ideales y principios personales, se ha transformado en una fina capa de hielo quebradizo, fruto de decepciones y desengaños.

Y es ahí, a las puertas de la muerte, cuando el pulso tiembla no tanto por el miedo sino por la edad que se desliza como un río hasta que se topa con el dique indestructible que supone el final de la vida. Sea como sea, alivia saber que “la vida no se mide por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento”, y afortunadamente tengo la dicha de haber disfrutado de muchos suspiros en mi haber y una extensa colección de segundos sin aliento, casi todos a raíz de un beso tuyo, una conversación contigo o un abrazo silencioso. Cada una de mis canas y arrugas es un pequeño imperdible que, contribuye a que esos viejos instantes escritos con imágenes en blanco y negro permita sentirme feliz por lo que he vivido y satisfecho con mi recorrido en el mundo. He llorado y he renacido de cada tristeza. Pero sobre todo he aprendido a querer a los míos y a valorar lo que tengo. Un hombre es en sí mismo lo que dicen de sí sus actos y puedo sentirme orgulloso de mi andadura. He viajado y he escuchado a las gentes que he conocido en cada lugar del planeta. He sido apasionado y extremadamente prudente e insulso cuando era preciso. He amado y me han amado. He leído. He aprendido. He desaprendido, pero sobre todo he comprendido que lo mejor es ser fiel a uno mismo. He edificado castillos de naipes, como buen soñador, pero también he aplicado grandes dosis de seriedad en el trabajo y en los campos importantes de mi vida. Sin embargo, ahora, hoy, en esta precisa fracción de segundo, renunciaría a todos los placeres sólo porque volvieras a estar aquí conmigo y estrecharas mi mano temblona y besases cada una de mis lágrimas. Sé que tengo que partir y que pronto estaré de nuevo contigo, no obstante, duele el dejar de ser.

18 comentarios:

  1. Pues éste ha sido uno de esos momentos en los que me he quedado sin aliento... Es curioso como, sin conocernos, has escrito algo que tiene la huella exacta de mi corazón... Nunca podría haberlo dicho mejor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Éstige!: Muchas gracias por tu visita y tu sentido comentario. La verdad es que éste no lo puedo considerar un relato al uso, sino una reflexión. Se me hacía difícil incluir en el texto una frase de cine, tal y como se proponía desde El Cuentacuentos en esta ocasión. No obstante, me agrada saber que te ha gustado y emocionadolo que has leído.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta esta frase! Siempre va asociada a algo bueno. La película me encantó y tu texto también. Es una frase mágica ;)

      Eliminar
  3. Bonito pensamiento, me da que estos días lo tenemos más presente por recientes acontecimientos. Una reflexión tierna a pesar del destino que depara.
    Besos de los 3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapi!:

      La verdad es que no pensé en esa fecha tan triste que mencionas, cuando lo estaba escribiendo, pero es cierto que bien mirado podría encajar perfectamente en una especie de aniversario por las víctimas.

      Besotes a vosotros.

      Eliminar
  4. Hola Sechat, un poco triste el relato, tal vez como la nostalgia. No sé, me gustaría pensar que siempre mediré la vida no por los momentos pasados, o al menos no tanto por ellos, sino por los esperados. Los pasados son eso, historia, y tuvieron un tiempo y hasta un yo. Si llegase el momento que sólo tuviese recuerdos, sería... triste.
    Gracias por el relato. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Jo, que bonito, sobre todo las ultimas palabras, duele dejar de ser..
    Por cierto, la frase la he escuchado (la de la película) pero ahora no caigo de cual es!
    Besines

    ResponderEliminar
  6. Guau!
    Muy buen escrito Jefa.
    Reflexivo y bien hilado.
    Me ha gustado. :)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Es una fracción de segundo, es algo que escapa a los sentidos, imperceptible para el cuerpo humano pero no para el ser, para el sentimiento de las palabras. Y tus palabras llenan de vida ese instante, de vida y de muerte, y de vida.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Preciosa historia. Acabo de pasar por el relato anterior, no podíais elegir mejor posición en el foro y encuentro un relato intimo, sentido que define muy bien lo importante de la vida. Los momentos compartidos junto a la persona amada.

    Muy bello relato. Precioso uso de la frase de cine.

    Nos leemos cuentacuentos.

    http://www.utopiadesueños.com.es

    ResponderEliminar
  9. Vivir siendo fiel a uno mismo debe ser lo más importante de todo en esta vida.

    Buen relato para reflexionar :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Arte Pun, gracias a ti por tus visitas. Totalmente de acuerdo, un relato demasiado triste. Soy triste por naturaleza, supongo je, je.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Larisavel, la película en cuestión es Hitch, protagonizada por Will Smith. Confieso que no la he visto, pero la frase me pareció sencillamente preciosa. Un placer tenerte por aquí. Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Hell, son las palabras las que me guiaban a ciegas je, je. Me alegra saber que te ha gustado. Besotes.

    ResponderEliminar
  13. Sara, sólo por la frase ya considero que la película merece la pena. Tendré que aprovechar una tarde de esas de domingo "perdidas" para alquilarla y verla. Besotes.

    ResponderEliminar
  14. Carlos, tú lo has dicho: la muerte y la vida van de la mano, quería darlo a entender en el texto y parece que sí se ha captado esa reflexión. Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Compañero de Utopía, un placer que visites mi casa, pero mayor es el hecho de contar con tus comentarios y más si son tan favorables ;) Besotes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Arwen, cuánto tiempo! Bonito avatar, me gusta el cambio. Repito lo dicho a algún otro visitante ya: un placer tenerte de nuevo por mi casa. Muuuuuuuuuuuuuuuchos besotes. Te leo.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.