¡Malditos sean!

  Sin cazadores de nubes    
etiquetas: ,
Están los que se sienten tan orgullosos de sí mismos que presumen de violación mediante selfies y vídeos, para compartir  luego su acción, en redes sociales, y están los que les ríen la supuesta gracia. Podría ser la sinopsis de una repugnante novela negra o la trama de un guión de cine, pero lo lamentable es que es tan verídico como descubrir que nuestra sociedad no está capacitada, para poner en su sitio a esas cinco bestias traídas como mínimo del Pleistoceno. En casos como éste, echo de menos la cadena perpetua. Y no, no hablo en broma, ni influenciada por alucinógeno alguno (por no tomar, no me he tomado ni un café hoy). Escribo estas palabras, que me salen repletas de rabia, repulsa y dolor en plena posesión de mis facultades.

A ratos me planteo si siento más repugnancia por lo que esos mal nacidos hicieron a esa pobre chica, que bien podría haber sido yo misma, mi hermana, una de mis amigas, mi vecina, o la chica con que me cruzo todas las mañanas cuando voy a trabajar, o si lo que me produce esa nausea incontenible es la reacción de condescendencia, o incluso de aprobación que algunas personas dejan entrever hacia ese comportamiento que nada tiene de humano.

Me siento egoísta por desearle el mal a alguien, pero, por otra parte, no puedo evitar el deseo de que les sodomicen una y mil veces. Como tampoco puedo evitar el deseo de un viaje atrás en el tiempo, para que se les degüelle y algún caballo les arrastre por rocas, desierto o hielo (tanto me da, siempre y cuando les duela). Lástima que este deseo sea irrealizable.  

Y no sigo, porque sé que esto no va a servir de nada en absoluto. Esa chica, estigmatizada ya de por vida (lo de vida es un decir, claro, porque se la han arrebatado de cuajo), nunca volverá a ser la misma. Ella es quien habrá de ocultarse como una apestada o una delincuente de la peor estofa, mientras los cinco "hombretones", los cinco "machos ibéricos" seguirán pidiendo que no se difundan sus fotos. Y ¿lo peor de todo...? Algún juez les reirá el chiste.

¡Maldita la gracia! ¡Malditos sus nombres: Jose Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero, Ángel Boza y Antonio Manuel Guerrero! ¡Maldita sea toda su estirpe! ¡Qué pena de Dios vengativo como el de las Siete Plagas de Egipto! Y que me perdone Dios, por mis palabras y por este post, porque ni me arrepiento de lo que digo en él, ni seré capaz como mujer, de perdonar a esos canallas. ¡Malditos sean!

0 rompieron el silencio:

Publicar un comentario

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de comentar qué te han hecho sentir, por favor. Tus palabras siempre serán bien recibidas. Y, no tengas miedo, no haré un uso indebido de los datos que facilitas al comentar. Por el hecho de estar aquí, ya cuentas con todo mi respeto y agradecimiento.