Otros locos maravillosos

2 de agosto de 2010

EL ÚLTIMO VALS DE UN HADA DE TRAPO

Frase de Juan Cuquejo para El Cuentacuentos: “-¿Bailarás conmigo un último vals?”


—¿Bailarás conmigo un último vals?— le preguntó con voz entrecortada por la emoción.

Ella, coqueta a pesar de su cuerpo casi deshecho tras el desafortunado lance con el perro, atusó sus botones multicolores, sus trenzas de lana y la puntillita de su vestido.

Apenas quedaba algo de guata en su interior, y a cada paso de baile que daban al compás de la melodía del Vals del Danubio azul, la pobre muñeca iba perdiendo consistencia y temple sin borrar la sonrisa, pues nunca desde que había llegado a aquel cajón de juguetes había sido tan feliz, como en brazos de su querido y corpulento bailarín de plástico; ni siquiera durante los meses en que fue la favorita de su joven ama Carlota. 

Él, diligente, a pesar de su rudo aspecto de militar, la asía entre sus brazos con extrema delicadeza, impidiendo que trastabillase. Hacían una pareja formidable y emocionaron a todos con las fogosas miradas que se lanzaban el uno al otro. Bailaron sin descanso hasta que la infeliz muñeca, exhaló su último aliento. Todos en el cajón se agolparon a su alrededor conmocionados. 

La aguja y el hilo jamás llegaron a tiempo para reparar el daño, ni el corazón del rudo Geyperman volvíó a adorar a alguien de aquella manera.

11 comentarios:

  1. Más de una vez he imaginado yo esta historia cuando era pequeño. Sobretodo porque no cuidaba bien a mis muñecos y la mayoría estaban en un estado lamentable...

    Supongo que si algún día alguno de mis Geyperman se enamoró de una barbie de mis hermanas, rompí tristemente la relación de una patada...

    En todo caso, me gustó tu historia. Un toque muy original.

    Un saludo.

    Oski ;-)

    ResponderEliminar
  2. No me acordaba de los Geyperman!!! Eran los predecesores de los Actionman ¿no? o ¿no tienen nada que ver?

    Muy dulce y tierna tu historia.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito este relato. Me encantó tu forma de expresar sus sentimientos.
    Muy lindo y triste a la vez. Me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Suena muda su lectura, pero a medida que avanza en la historia los muñecos cobran vida y un vals se puede escuchar de fondo.

    Magia.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. No he podido evitar acordarme de "El soldadito de plomo". Muy tierna historia, incluso con el Geyperman de por medio jeje, que por otro lado es mítico! Un abrazo, te leo! ;)

    ResponderEliminar
  6. Tropiezos y trapecios:
    Me alegra ver caras nuevas, pero mucho más que alguno de mis relatos os guste. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Sara: si te digo la verdad creo que no tienen que ver nada unos y otros, pero si doy con la respuesta a tal dilema que me planteas...te aviso. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. ZAYAS,

    supongo que este minirrelato cuenta con esa mezcla de sentimientos de la que tú hablas sí. Quería cautivar, emocionar, pero hacer también sonreír. Espero haberlo conseguido. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Carlos,

    ¿Qué te puedo decir? gracias por tus poéticos comentarios. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. José R.González: me has pillado el paralelismo entre el cuento del soldadito de plomo y el mío es innegable. Era uno de mis cuentos favoritos de pequeña y no sé cómo viendo Toy Story2 lo recordé y se me ocurrió esto.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué dura es la vida cuando se es blando por dentro!

    Besos de trapo.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.