MONÓLOGO DEL CORAZÓN ROTO

Esto es producto de un reto que me lanzó un buen amigo, instándome a que me esforzara por escribir algo, tras tanto tiempo sin hacerlo. Coincidió un mal día, y entre whatsapeo y whatsapeo en el trayecto de vuelta a casa en el metro, éste fue el resultado final. Lo tenía olvidado, pues hace semanas de esto, afortunadamente tomé la precaución de guardarlo en una de las notas del móvil y hoy lo he recuperado. Ya me daréis vuestra opinión.







MONÓLOGO DEL CORAZÓN ROTO

Alambres de espino bordean
mi corazón y mi cabeza.
Me descoyuntan y convierten 
en hojalata mi piel.
Y paso a ser guiñapo
con el que juega el viento.
Y me convierto también
en triste veleta que siempre señala
el mismo horizonte,
aunque la herrumbre
apolille mi cuerpo, 
vencido por el desaliento.
Y cuando acaba el día
es el viento quien me da por desahuciado
y así pasamos a ser dos los vencidos:
yo cada vez a más leguas de ti
y él, asesino frustrado y silbante, 
que no ha logrado matar
los recuerdos que se aferran a mi pecho.



Te invito a que pasees por las letras de mi otro blog: www.cuentosrecienhorneados.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Hay cosas que ni el viento se lleva, hay recuerdos que forman parte de nosotros, aunque nos destrozaran por dentro.

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón, Oski. Estamos hechos de recuerdos: buenos y malos. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de comentar qué te han hecho sentir, por favor. Tus palabras siempre serán bien recibidas. Y, no tengas miedo, no haré un uso indebido de los datos que facilitas al comentar. Por el hecho de estar aquí, ya cuentas con todo mi respeto y agradecimiento.