Otros locos maravillosos

11 de mayo de 2008

LLEGÓ LA OSCURIDAD


EL ATRAPASUEÑOS (Para el cuentacuentos. Publicado el 5 de mayo del 2008) (Dedicado a mi amiga Raquel)

Frase de Gema: Llegó la oscuridad, y con ella una lágrima resbalando por su mejilla,

Llegó la oscuridad, y con ella una lágrima resbalando por su mejilla,como guiada por una mano invisible al ritmo de un tango que sólo ella podía escuchar, viajó por todo su rostro hasta precipitarse al vacío desde su barbilla. Del mar de sus ojos brotaban como esa otra, gotas salinas que inevitablemente desembocaban en el mismo sitio. Dando forma a un pequeño lago en torno a sus pies.

No tenía motivo para estar así y sin embargo tenía tantos… que pensar sobre ello sólo alentó su sentimiento de desgracia, de impotencia, de abandono, de soledad… Había querido tanto y durante tanto tiempo que no podría volver a hacerlo jamás. El torrente de sus lágrimas surcaba su rostro a cada minuto con mayor intensidad que en el minuto anterior. Permaneció allí durante horas, quizá días. Se sentía morir, sin embargo la viveza del dolor y la lacerante herida que se había abierto aquel día con la noticia, paradójicamente eran muestra inequívoca de que seguía viva. Irremisiblemente viva. Pensó en el suicidio pero no se creyó con el suficiente valor para hacerlo. Quizá se dejara morir lenta y pausadamente, hasta que el viento sólo arrastrara una tenue sombra y no un cuerpo, hasta que su piel sólo arropase huesos y no músculo, hasta que la podredumbre de aquel sentimiento que iba surgiendo en su interior saliera a borbotones y convirtiera su rostro en el de un espectro.

Fue en aquella época cuando empezó a vestir de negro. Su menuda figura, fuese a la hora del día que fuese, siempre dibujaba en el asfalto y a contraluz una sombra pálida, tenue y borrosa. Casi casi minúscula e insignificante, como ella. No sonreía y su alma poco a poco revelaba el grito ahogado de los muertos. Arrastraba consigo la terrible duda del porqué y de la culpabilidad por no haber podido evitar lo inevitable. Por no haber dicho al mundo su verdad, la maravillosa verdad que compartieron.

De repente un día, sintió renacer en ella un ápice de alegría o de consuelo. No supo identificarlo inicialmente. ¡Vivía! y precisamente su vida habría de servir a otros para sentirse afortunados por las pequeñas cosas del día a día. Por esos pequeños momentos, esas rutinas, esas pequeñas discusiones. Tal revelación le supuso una metamorfosis.

Todavía hoy sigue vistiendo de negro, pero su carcajada contagia a todo aquel que la escucha.

1 comentario:

  1. Una amiga me pidió que le dedicase algo y esto es lo que me salió. En ese momento ella atravesaba un mal momento, una de esas malas rachas que todos tenemos alguna vez y que luego con el tiempo se acaban viendo como una lección más en la vida. Hablo en cierto modo, de cosas que ella me contó de su pasado, pero sin desvelar en ningún momento la esencia de la verdad, para no herir su sensibilidad ni invadir su intimidad. A ella le gustó, espero que a quien lo lea, también le agrade. Gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.