Otros locos maravillosos

7 de septiembre de 2009

DIARIO DE VACACIONES

Desde El Cuentacuentos nos proponen que contemos nuestras vacaciones.






Día 15

Comienzo de vacaciones. Aún no he preparado la maleta.

Día 16

Estoy impaciente por marcharme.

Día 17

Llego a mi pueblo de Palencia, con mi hermano y mi padre. Hemos hecho el viaje con una caravana de titiriteros.

Día 18

El calor se hace insoportable. El cielo anuncia cambios. Mi cuerpo se refugia en la calma que antecede a la tormenta. La lluvia tiene su propia voz y susurra a mis oídos historias. Ese agradable murmullo me saca de mi siesta.

Día 20

Cumpleaños de mi hermano. Sonrisas, felicitaciones y fiesta comedida.

Día 21

Un águila gigante me ha raptado abandonándome en medio de un bosque. Camino entre árboles milenarios y descubro senderos que hace siglos no pisa la humanidad. He hablado con pájaros, peces, ardillas y mariposas. Las meigas me han desvelado sus secretos.



Día 22 (Boda en tierra de meigas)

Me visto de princesa por un día; hay muchas más como yo. A la noche, asqueada por las exigencias de una agenda que no está pensada para mí, abdico. No valgo para ostentar ese cargo.

Día 23

Un pequeño dragón verde me ha salvado de ser encantada por la magia del sonido de las gaitas y la sonrisa franca de los peregrinos que van a Santiago. Regreso, a lomos del pequeño dragón, a mi pueblo.

Día 25 (Juego de rol a la noche)

Mi amiga elfa, Annúnrantiel, me lleva al pequeño rincón sagrado del río. Allí la cascada sana nuestros cuerpos y almas.

Por la noche la luna me convierte en lobo y mato sin piedad a varios campesinos. Acaban por descubrirme y me asedian hasta matarme. Resucito una y mil veces, con idéntica suerte. Nunca fui buena con las cartas o tan mala como para que no se me notase.

Día 29 (Boda en la montaña Palentina)

Juego de nuevo a ser princesa. El vestido y la corona me incomodan. Se me quedan grandes. Hacia las 21:30 mi carroza se transforma en calabaza y los caballos en ratones.

Día 30

El verano toca a su fin. Las flores “quitameriendas” avisan del final. Los que ayer fuimos princesas y príncipes, hoy somos simples lacayos. La mayoría tienen que regresar a sus ciudades y a su rutina.

Día 31
Retorno, en compañía de mi madre, a la realidad de mi mundo a lomos de un caballo azul, apenas un potrillo de cuatro años. Yo he tomado las riendas.

___________________________________________________________
Las imágenes son de www.smashingmagazine.com

12 comentarios:

  1. heii q bonitas vacaciones!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tereza. ¡Qué amable eres! A mí no me convencía en absoluto este diario tan particular, pero era esto o no escribir nada para El Cuentacuentos esta semana y al final he optado por publicar. Un besazo.

    P.D.: Me gusta tu nuevo avatar.

    ResponderEliminar
  3. bueno, al menos no fueron aburridas, cuantas cosas te han pasado... la boda de meigas seguro que era el precalentamiento de un aquelarre maligno con queimada de por medio :)

    ResponderEliminar
  4. El día 20 yo tb estaba de cumpleaños, aunque no era el mío...

    Me encanta lo del día 21: ¡eso es fantástico! Perderse en medio de un bosque y descubrir secretos...

    Me encanta tb el aire fantasioso de tu diario. Yo tengo uno al que ya no le hago mucho caso pero, sobre todo lo escribía antes y tengo cosas y cosas y cosas, desde que tenía 14 años y me enrollaba como una persiana XD pero, es que a veces, mi manita se acelera...

    Saluditos, Sechat. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  5. Reithor: siento decepcionar tus expectativas, fui buena y me recogí pronto. Me quedé con ganas de la queimada eso sí.

    Esther: gracias :) No se me ocurría que contar sobre mis vacaciones sin que resultase aburrido y aún basándome en hechos reales (ji, ji) obviamente los he retocado un poco, para hacerlos más atractivos.

    ResponderEliminar
  6. En Guardo viví una noche de druídas y aquelarre brujeril!
    Tu relato o mas bien Diario, por muy crítica que seas con ello, debió estar impregnado de esos embrujos porque leyéndolo pude hasta escuchar el aleteo del águila mientras a lomos del dragón recorría cada día.
    Y es que no hay mejores vacaciones que las que parecen mágicas!
    O lo son :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Carlos: ¿Guardo? Mi pueblo está a 12 km de allí. De hecho al mercadillo y de fiesta solemos ir a allí. ¡Qué rabia no haberlo sabido antes!

    ResponderEliminar
  8. Sechat, me encanta!!!! Vaya vacaciones, eh? Menos mal que no te sintieras agusto de princesa... De lo contrario, te daría más pereza escribir o quizá le mandarías a alguien que escribiera por ti :P Me ha gustado mucho este diario!

    Un saludo ;)

    P.D: ¡Por cierto! He visto que eres de Bilbao... Aunque yo vivo en Madrid soy de Donosti :)

    ResponderEliminar
  9. Veo que hay muchos días que juegas a NO ser princesa (salvo el 22 y el 29). :)

    Besos *Sechat*

    ResponderEliminar
  10. KI: Digamos que soy más de cómodos pantalones que de vestidos y tacones ;)

    ResponderEliminar
  11. Al leerte, me he acordado de una frase de Amelie que decía algo así como...
    "Y de nuestra infancia, lo único que quedaba cabía en una cajita oxidada."

    Y qué triste, ¿no...? Yo pienso que la infancia nunca se pierde del todo, si nos acordamos de guardar un poco de niñez en nuestro corazón.

    ¡Por cierto, Sechat! Te he dejado unos premios en mi blog. Espero que te gusten (: y si no, no tienes por qué recogerlos, ¡que no pasa nada!

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya! Y yo que creía haberlo pasado bien en la playa!

    Me estoy haciendo viejo...

    ResponderEliminar

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla. Tu opinión me importa, así que no dejes de decir qué te han hecho sentir, por favor. Tus comentarios, siempre serán bienvenidos.